La Dolorosa Historía de una Hija, Alejado de su Padre

Escrito por Sven, Publicado 09 Jun.20212 Comentarios

Esta historia fue enviada por Christina Feldermann, de 35 años, de Michigan. ¿Tienes una experiencia similar? Nos gustaría conocer tu importante viaje. Envía tu propia historia aquí

¿No tienes ganas de leer? Escúchalo:


"Es un hermoso domingo de febrero - el primer sabor de la primavera en lo que ha sido un típico invierno amargo en Michigan. Sentada con un gato ronroneante en mi regazo y un perro dormido y contento a mi lado, contemplo mi vida: dónde he estado y dónde quiero ir. 

Hay algo en el primer sabor de la primavera y los pájaros piando alegremente bajo la luz del sol que me trae recuerdos de la infancia. 

Recuerdos de montar en bicicleta, perseguir mariposas, cazar tréboles de cuatro hojas y buscar tesoros imaginarios. Sin embargo, me doy cuenta de que todos los recuerdos positivos de la infancia que tengo son aquellos en los que estaba solo o con amigos. 

Mi familia no tiene nada que ver con un solo recuerdo positivo que tenga, y a veces no puedo evitar sentirme profundamente triste al darme cuenta de ello.

He vivido una vida que se merece un libro o una película excesivamente dramática. Tengo tantas historias y tantas experiencias que nadie debería tener, especialmente un niño. 

En algún momento, aprendí a "borrar" inconscientemente los recuerdos dolorosos de mi infancia de mi día a día. Sin embargo, hay veces en las que leo un artículo o escucho una canción y todos esos recuerdos dolorosos que tanto intenté enterrar vuelven a aparecer. 

Me acuerdo. No quiero recordar. No quiero pensar en ello, pero sé que esos recuerdos dolorosos me han convertido en lo que soy hoy. 

Aunque sea un tópico, es muy cierto para mí y sé que para muchos otros.

Soy hija de una madre maliciosa. 

Una madre que, para empezar, nunca me quiso, pero que me utilizó como herramienta en un juego vicioso de despecho contra mi padre biológico. Una madre que me maltrató verbal y físicamente y me sometió a una infancia llena de violencia, alcoholismo, drogadicción y estancias en refugios para mujeres maltratadas.

A los 5 años, mi madre se volvió a casar con quien pronto conocería como "papá". No recuerdo ningún momento en el que mi madre no nos dijera a mi hermano y a mí que llamáramos a ese hombre "papá". 

Cuando eres tan joven, confías en las figuras parentales de tu vida para que te guíen y confías en que te lleven en la dirección correcta. No tenía ni idea de que tenía un padre biológico en ese momento, ni siquiera de que ese hombre con el que se casaba mi madre no era mi padre biológico. 

Probablemente era demasiado joven para recordar a mi padre y saber algo mejor que lo que mi madre me estaba imponiendo. 

Mi hermano, 7 años mayor que yo y lo suficientemente mayor para saber y recordar quién era nuestro verdadero padre, nunca habló de ello. Con el cerebro lavado y roto, hacía lo que mi madre decía, creía lo que ella le decía y seguía como si nada hubiera pasado. 

Poco después, comenzaron los abusos. Este hombre que mi madre había dejado entrar en nuestras vidas era un alcohólico furioso con poderosos y aterradores problemas de ira. La mayoría de los recuerdos de mi infancia son de él llegando a casa borracho y buscando cualquier motivo para pelearse. 

Eran las 2 de la madrugada, mi hermano y yo dormíamos en una noche de colegio, y él llegaba a casa poniendo a todo volumen a Mariah Carey. Incluso por encima de la música alta, podía oír los insultos que le lanzaba a mi madre. 

¿Por qué no podía parecerse a Mariah Carey? ¿Por qué no era lo suficientemente atractiva para él? 

Oía que mi madre le respondía con algo descarado o le pedía que bajara la música, y entonces él desataba su ira contra ella. Huesos rotos, magulladuras, empujones por las escaleras, asfixia, escupitajos... 

Lo vi todo con mi madre. Cuando tenía que ir al hospital y ser atendida por sus heridas, salía de su boca el clásico "me caí y fue un accidente".

El maltrato nunca cesó. 

Yo tuve la suerte de no haber sido nunca tan maltratada físicamente por ese hombre al que me dijeron que llamaba padre, pero mi madre, mi hermano y nuestras mascotas se llevaron la peor parte. 

A mi hermano le daba puñetazos en la cara sin motivo alguno o por pequeñas cosas que hacen todos los niños, cosas que no merecen un castigo físico ni represalias. Lo peor que he visto fue cuando llegué a casa y encontré a mi hermano atado al árbol de fuera, con un collar de perro apretado al cuello, la cara magullada e hinchada por los incesantes golpes y una cadena de perro que lo unía al árbol. 

Todavía no sé qué pasó ese día, pero el recuerdo aún me persigue. A pesar de todo, nos decían que teníamos que respetar a este hombre, que era nuestro padre y que teníamos que hacer lo que él dijera. 

A veces, mi madre me cogía y huía de la casa, llevándonos a un refugio o a un hotel durante cortos periodos de tiempo. Mi hermano siempre se quedaba. A pesar de los terribles abusos que sufría, empezó a apegarse a nuestro maltratador y se negó a separarse de él. 

Las estancias y las amenazas de divorcio nunca duraron. Siempre volvíamos. El abuso siempre continuaba. No recuerdo cuántas veces tuve que llamar al 911 entre los 6 y los 10 años porque este hombre amenazaba con matar a mi madre y matarnos a todos.

Llegó un momento en el que mi madre, probablemente alimentada por su ira hacia su marido y sus propios problemas de salud mental, me sentó y me dijo que tenía un padre biológico. 

Después de todo lo que me había hecho pasar y a lo que me había sometido, decidió soltarme esto como para causarme intencionadamente dolor y sufrimiento emocional. 

Cuando tenía preguntas, me contaba historias dramáticas de un hombre drogadicto que me puso un cuchillo en la garganta cuando era un bebé, que la golpeaba repetidamente delante de mí y de mi hermano, y que era tan increíblemente malvado, que no tuvo otra opción que apartarlo completamente de nuestras vidas. 

Lo que nunca cambió fue la firme declaración de mi madre de que nuestro padre merecía no volver a vernos nunca más y que lo hacía por nuestro propio bien, para mantenernos a salvo y alejados de su maldad. 

Cuanto más crecía, más empezaba a ver los fallos en estas historias y en su lógica. 

¿Cómo podía mantenernos a salvo de otra persona cuando el hogar que nos proporcionaba era una zona de guerra? ¿Cuando el hombre que eligió en lugar de mi padre era un lunático que destrozó nuestra inocencia y nuestra infancia? 

No tenía sentido. 

Entonces tuve en mis manos por primera vez mi certificado de nacimiento. Lo tuve en mis manos y lo que vi me dejó atónita. El padre que figuraba en mi partida de nacimiento era este hombre, mi padrastro. 

Mi madre se tomó todas las molestias para echar a mi padre y hacer que este nuevo hombre, antes de que lo conociéramos, nos adoptara legalmente y cambiara el nombre de nuestro padre biológico en nuestras partidas de nacimiento por el suyo. Incluso compartimos su apellido; ella se aseguró de cambiarlos. 

¿Quién hace eso? ¿Quién borra a una persona con la que estuvo casada y tuvo hijos como si nunca hubiera existido? Y si te preguntas si eso es legal, sí, lo es. 

Pedí una copia de mi certificado de nacimiento en el estado en el que nací y, efectivamente, era el mismo. No se trataba de un trabajo de piratería engañoso, sino que realmente pasó por los procesos legales para borrar a mi padre como si nunca hubiera existido.

Cuando crecí, me mudé y comencé mi viaje hacia la edad adulta, siempre me pregunté por mi padre.

¿Quién era? ¿Cómo era? ¿Era yo como él? 

Tal vez por eso mi madre siempre estuvo resentida conmigo y me veía como una competencia. 

¿Me buscaba? ¿Me amaba? ¿Era tan malvado como mi madre lo hacía ver? ¿Sigue vivo? 

Investigué un poco por aquí y por allá, pero las historias de mi madre sobre él siempre me atormentaban y el miedo siempre me impedía ir más allá. 

No fue hasta que pasé por mi propio divorcio con un sociópata abusivo que hizo todo lo posible para impedirme ser madre de la hija que compartíamos, que empecé a ver las cosas de otra manera. 

Es tan extraño cómo algunas cosas parecen ir en paralelo. En mi caso, a veces sentía que estaba pagando el karma por los actos de mi madre. Ella expulsó a mi padre de nuestras vidas como si nunca hubiera existido y aquí estaba yo, una madre devota, cariñosa y excepcional, luchando por mis derechos porque un hombre profundamente perturbado al que una vez creí amar intentaba expulsarme de la vida de mi hija como si nunca hubiera existido. 

Pasé por un infierno para evitar que mi ex marido me quitara a mi hija y me enfrenté a muchos obstáculos en el sistema judicial de familia. 

Sencillamente, no está diseñado en el mejor interés de los niños, sino en el de los funcionarios judiciales, el dinero y los prejuicios. 

No pude evitar preguntarme si mi padre también había experimentado algo de esto y por eso, después de todos estos años, aún no había tenido noticias suyas. Debe ser duro que te arranquen un hijo y no tener a quién recurrir.

Como si del destino se tratara, de la nada, mi padre se puso en contacto conmigo en 2013, durante mi propio tumulto con una persona que intentaba librarme de la vida de mi hija. 

Me encontró en Facebook y se puso en contacto conmigo con valentía. No le guardaba ningún rencor, pero seguía teniendo miedo. No tenía ni idea de qué creer o si alguna de las historias que mi madre me había contado sobre él tenía algún mérito. 

Era amable y cariñoso. Me dijo lo mucho que me echaba de menos, que siempre pensaba en mí y lo orgulloso que estaba de la persona que había llegado a ser. 

Me contaba historias de cómo me llevaba a pasear a altas horas de la noche cuando no me dormía, de cómo me cantaba canciones de cuna y de todas las cosas divertidas que hacíamos juntos padre e hija. 

Nunca habló mal de mi madre, pero cuando le pregunté qué había pasado, confirmó mis temores: 

Mi madre había comenzado una aventura con el hombre al que más tarde exigiría que llamáramos "papá" y lo había dejado. Ella le pidió el divorcio y cuando él le cuestionó su capacidad de hacer lo que quisiera e ir a donde quisiera con nosotros, ahí empezó el despecho. 

Fue más que sincero conmigo. Habló con sinceridad de los problemas con las drogas que tanto él como mi madre tuvieron a principios de los años 80 y del estilo de vida que llevaba como diseñador de escenarios/iluminación de giras para grandes bandas de rock.

Fue honesto sobre las luchas para dejar de consumir y admitió que fue a rehabilitación y lo dejó antes de que yo naciera. 

Me habló de una vez que vino a nuestra casa a buscarnos, sólo para vernos, y de cómo mi madre hizo salir a nuestro padrastro y le amenazó de muerte. De hecho, recuerdo ese momento, pero no tenía ni idea de que era mi padre el que estaba en nuestra entrada. 

Me contó cómo mi madre utilizó todas las tácticas y lagunas legales que pudo para evitar el contacto con nosotros. Así fue como mi padrastro pudo adoptarnos legalmente. 

Me resultaba tan familiar, incluso después de todos esos años. Por fin sentí que estaba conectada con algo, ya que nunca sentí que encajara con mi madre mientras crecía. 

Me parecía tanto a él y todo tenía sentido: mi aspecto, mi pelo, mi forma de cantar... de dónde venía todo. Era igual que mi padre y mi madre me odiaba por ello y mi padrastro estaba resentido por ello.

Mi padre y yo seguimos hablando un poco aquí y allá y me pidió que le llamara. En aquel momento, supongo que era un paso para el que no estaba preparado. Yo seguía hablando con mi madre en ese momento y se puso furiosa cuando se enteró de que estábamos hablando. 

Me gritó insultos y me llamó obsesivamente, reiterando una y otra vez que si hablaba con él, me arruinaría. Decía que sólo buscaba dinero. Sólo quería utilizarme. No era más que un psicópata enfermo. 

Eso es lo que ella quería que creyera y una parte de mí todavía quería creerla. Ella es mi madre y es difícil romper con eso. 

El miedo que me inculcó se apoderó de mí y nunca lo llamé. 

Conseguí contactar con su segunda esposa y me dijo que era un buen hombre, que nos quería mucho a mi hermano y a mí y que luchó por nosotros legalmente sin éxito. Me dijo que hablaba de nosotros a menudo y que le torturaba perdernos. Nunca volvió a tener hijos. 

Le pregunté a mi hermano sobre todo esto y me respondió con el mismo guión que mi madre me gritaba con tanta facilidad. Era malo y punto. No debería hablar con él y me estaba mintiendo. 

La información contradictoria que llegaba de todas partes era abrumadora y sucumbí a la duda y al miedo que me inculcaban. Mi padre se desvaneció, probablemente sintiendo que había fracasado y que yo no quería tener nada que ver con él. Vivió durante más de 20 años con el dolor de no tenerme en su vida y estoy bastante segura de que, en un momento dado, uno se siente indigno.  Mi negativa a llamarle probablemente reiteró eso para él. 

No he vuelto a saber nada de él y todavía espero que algún día pueda volver a encontrarme con él y conocer quién es realmente mi padre, iniciando una relación que nunca debería haber sido interrumpida bruscamente por una mujer vengativa y egoísta que se suponía que debía velar por mis intereses.

Hace tiempo que dejé de hablar con mi padrastro, pero hace casi dos años que aparté definitivamente a mi madre de mi vida. No la odio, pero me quiero lo suficiente como para no permitir su comportamiento abusivo y tóxico en mi vida ni en la de mi hija. 

Los insultos, los reproches y la constante denigración de mi carácter y de cada uno de mis movimientos eran demasiado para mí. Creo que todavía no he llegado al punto de poder decir que la perdono, pero sí que entiendo por qué es así. 

Hago todo lo posible por ver sus transgresiones y abusos desde un lugar de compasión, intentando comprender la vida tumultuosa en la que se crió y el abuso que ella misma sufrió y que la llevó a ser la madre que fue para mí. 

Sospecho que también tiene varios problemas de salud mental subyacentes que se ha negado a aceptar o a buscar tratamiento, y espero que algún día lo haga y pueda empezar a entender las consecuencias que han causado sus acciones. 

Mi vida ha mejorado significativamente desde que la saqué de mi vida y ya no tengo que lidiar con el dolor y el estrés de recibir cientos de mensajes de texto, llamadas telefónicas y correos electrónicos insultantes y degradantes que atacan mi carácter. 

Todavía se niega a aceptar la responsabilidad de sus actos y sigue culpándome de todo, afirmando que sólo soy una mala hija, igual que mi malvado padre, siempre lo he sido y siempre lo seré. 

Llegó a acercarse a mi ex marido maltratador, al que en un momento dado odió y culpó de que me alejara de ella. En cuanto el maltrato se convirtió en físico y verbal, y la primera vez que ocurrió delante de mi hijo, le pedí el divorcio y me fui de allí tan rápido como pude.

Soy hija de una madre que me alejó de mi padre, borrándolo de mi vida.

Soy madre de una hija, de la que comparto la custodia, cuyo padre intenta alejarme de su vida cada vez que puede. 

Ya no conozco a mi padre, pero le echo de menos cada día y me gustaría saber cómo era poder llamar a mi padre cuando necesitaba apoyo o simplemente reírme. 

Me pregunto cómo sería poder tener a mi hija con un abuelo que la quiera y la adore. Puede que nunca tenga eso, y está bien. He llegado a un punto de aceptación y sigo abierta a lo que pueda pasar.

Lo que sí sé es que la alienación parental es un abuso infantil. 

Un padre no puede ser reemplazado y no importa cómo alguien trate de justificar su razonamiento para cortar a otro padre fuera de la vida de su hijo intencionalmente, nunca puede quitar el hecho de que tal acto es tan egoísta, atroz y abusivo como vienen.

Debido a las acciones de mi madre y a su decisión de cometer alienación parental, ahora no tengo ni madre ni padre. Pasé gran parte de mi vida sintiéndome huérfana, una niña que fue víctima de la alienación parental y de una madre maliciosa que la utilizó por despecho mientras que nunca la quiso realmente cerca. 

Soy una niña que nació, pero que nunca fue criada. Me crié a mí misma, sin una figura paterna o materna fiable en ningún sitio.

Para mí, seguí un camino hacia las relaciones abusivas porque carecía de cualquier tipo de autoestima y nunca había visto nada más. No tenía la menor idea de que merecía ser tratada mejor. 

Mi historia, aunque difícil, no es, por desgracia, una historia poco común. Mi historia es la que nunca se cuenta, la que se ignora. 

A menudo oímos historias de padres morosos y madres solteras que trabajan duro para cuidar de sus hijos. Nunca oímos hablar de las madres morosas o de los padres morosos que deciden alejar a su(s) hijo(s) del otro progenitor simplemente porque no se han salido con la suya, porque quieren vengarse o porque simplemente quieren castigar al otro progenitor por haberles abandonado.

Nunca escuchamos las historias de los niños que crecieron alejados de su otro progenitor y las consecuencias que sufrieron por ello. Nunca escuchamos cómo los padres que hicieron el distanciamiento abusaron y descuidaron al niño, castigándolo por estar relacionado con la persona por la que siente tanto odio. 

Yo soy uno de los afortunados.

Mi madre me preparó para una vida de fracaso, mostrándome violencia, alcoholismo, drogadicción e inestabilidad en lugar de amor, compasión y ternura. 

Mi madre introdujo en mi vida a un hombre que no hizo más que abusar de mi hermano y de mí y nunca me dio la oportunidad de tener una relación con un padre que me amara y quisiera protegerme, un padre que me enseñara a cuidar de mí misma, que me enseñara a tener confianza y que estuviera ahí para defenderme y protegerme cuando lo necesitara. 

Entre el hecho de no tener una figura paterna en mi vida y las constantes críticas y agresiones verbales a mi ser, debería haber acabado adicta y destrozada, tal y como mi madre quería que fuera. 

No lo hice. 

Cometí errores y me liberé de ellos. Sentí el dolor de estar sin mi padre y no sucumbí a él. Me obligué a esforzarme, a esforzarme más y a ser mejor y, aunque me sobrepuse a gran parte de ello, sigo luchando con sentimientos de no pertenencia y con punzadas de una profunda tristeza interna por haber perdido mi inocencia tan pronto y haberme perdido tanto de la infancia, que probablemente nunca desaparecerá.

Me niego a que me silencien y me niego a dejar que me destruya, y todos los que hemos vivido este dolor deberíamos unirnos y ser la voz de los que sufren en silencio".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comments on “La Dolorosa Historía de una Hija, Alejado de su Padre”

Copyright © 2023 soysupadre.com

Una web creada con ❤ por SeductiveCopy
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
1K Compartir
Twittear23
Compartir1K
Pin1
Telegram
WhatsApp