Mediación Familiar: Pros, Contras y Experiencias Malignos

Escrito por Sven, Publicado 17 Ene.20172 Comentarios
Categoría

Ten cuidado en quién confías y a quién le cuentas tus problemas. No todos los que te sonríen son tus amigos.

¿No tienes ganas de leer? Escúchalo:


Actualmente estoy pensando mucho en hacer el Máster en Mediación Familiar. Lo que me frena en este momento son las horas que tengo que invertir en un año de aprendizaje y estudio, y por supuesto el precio del Máster. 

Y, lógicamente, tengo mis dudas sobre si realmente tiene sentido invertir tantas horas en un Máster sin saber qué nos depara el futuro. Porque según lo que he visto en directo en los últimos años, hace tiempo que no se trata del bienestar del niño, sino del dinero. 

Lo que me motiva es, en primer lugar, mi propia experiencia con la mediación familiar en 2017, que fue una auténtica vergüenza por parte de los mediadores y tan exitosa como un acuerdo de paz en Oriente Medio. 

Por otro lado, mi mayor motivación es pensar que podría salvar a niños indefensos que sufren en medio de una guerra de separación entre sus padres. 

Me daría una gran alegría si pudiera darles la oportunidad de crecer con ambos padres. Crecer en dos casas, dos habitaciones de niños, el doble de regalos, el doble de experiencias, el doble de amor, el doble de todo.

En general, creo mucho en la mediación familiar. 

Si no te llevas bien con tu ex pareja (por decirlo de forma diplomática), la mediación familiar puede ser una valiosa ayuda en el proceso de separación o divorcio cuando hay hijos de por medio.

Siempre ha habido diferencias entre las personas, y más aún entre hombres y mujeres. El conflicto es normal porque somos humanos y tenemos emociones (si no tienes emociones, simplemente significa que estás muerto). 

Todo es perfectamente normal y no creo que todos podamos convertirnos en un Dalai Lama y amarnos incondicionalmente a largo plazo. 

Si a esto le añadimos nuestros propios dolores personales, que a veces proyectamos en terceras personas, provocamos aún más problemas en las relaciones interpersonales. 

Pero para eso están los intermediarios. Personas que te ayuden a comprender a la otra persona y quizás a rebajar un poco tu ego a un nivel normal, para que podáis miraros a los ojos. 

Pueden ser amigos, familiares y conocidos. Pero también psicólogos, psiquiatras y... mediadores. 

Evitar el ego, el orgullo, el odio y el resentimiento no será tan fácil y requerirá un esfuerzo brutal por parte de ambos progenitores tras una ruptura. Pero en teoría, la mediación familiar suele funcionar cuando hay ciertos conflictos entre ex parejas.

Un mediador puede ayudar a ambas partes a manejar estas emociones y a calmar o incluso resolver los conflictos para que papá y mamá puedan trabajar juntos por el bien del niño.

MEDIACIÓN FAMILIAR - Ayuda cuando todo está roto.

Cuando dos personas se desenamoran, quedan heridas. La idiosincrasia de la otra persona que siempre te ha molestado se convierte de repente en algo más grande que la vida. Hablar del futuro después de la ruptura no permite avanzar, sino que acabas recordando el pasado. 

Pero, en realidad, se supone que la vida de los niños que comparten está resuelta. 

En la situación en la que las personas buscan ayuda en la mediación, una cosa es típica: ambos padres no pueden apreciar las capacidades del otro y lo que solía hacer por los hijos y la convivencia.

En consecuencia, los padres apenas consiguen hablar entre ellos de forma razonable y orientarse en primer lugar hacia el bienestar de sus hijos.

Y en este caso, la mediación familiar sería bastante recomendable. 

Mediación familiar: ¿para quién es adecuada y qué ocurre en ella?

En efecto, la mediación familiar se refiere sobre todo a la separación y el divorcio, a las disputas sobre la manutención, a los horarios para recoger y dejar a los niños y a encontrar una línea común en la crianza de los hijos. 

Además, hay parejas que no pueden permitirse el lujo de separarse, y padres que conviven y tratan de resolver conflictos generacionales y de herencia, tensiones escolares, discusiones sobre el dinero de bolsillo o la vacunación con la ayuda del mediador.

La mediación familiar: ¿un camino para todas las parejas?

Uno de los pocos requisitos para la mediación es que ambos socios acudan voluntariamente y estén realmente interesados en resolver el conflicto. Si en algún momento resulta que no lo son, el mediador romperá las conversaciones. 

Lo importante en la mediación no es lo que ocurrió ayer ni cómo surgieron los problemas. Lo que se discute es lo que debería ser posible en el futuro, desde el punto de vista actual.

No hay lugar para la culpa

En la mediación familiar, la atención se centra en un tema y un objetivo concretos. 

Es cierto que siempre hay sentimientos heridos, pero no se pueden ni deben trabajar en la mediación. Es bastante normal que las ex parejas se culpen mutuamente, pero un buen mediador debería impedirlo. 

El mediador puede tener su propio juicio moral sobre el tema, pero no lo dice ni asigna la culpa. Se preocupa de ser lo más pragmático posible a la hora de conseguir una solución que sea vivible para todas las partes.

Poner las normas por escrito

Cada progenitor debe tener más o menos el mismo tiempo de intervención en la discusión con el mediador. Si el mediador pide a cada una de las partes una propuesta de solución, no se aceptará un "no sé" o un "pero así no lo quiero". 

Las reuniones constructivas deben ser "Lo veo así..." en lugar de "Así no". Todas las sugerencias del padre y de la madre se anotan para que la expareja y el mediador las tengan siempre presentes y sepan por dónde quieren que vaya la conversación al final. 

Una vez resuelto el conflicto, se formula un acuerdo que ambos contendientes deben cumplir.

Pensar sólo como padres

Por lo general, los padres separados entienden que, tras la separación, ya no deben pensar y hablar en el plano de la relación, sino sólo en el de la crianza, por los hijos que comparten. 

Y aunque no lo creas, hay ex cónyuges que incluso se abrazan después del divorcio y le desean lo mejor al otro. 

Los conocimientos jurídicos previos se interponen en la resolución

En cuanto a los conocimientos jurídicos, es mejor ser virginal. 

Si tú o tu ex ya habéis elaborado detalladamente las reclamaciones económicas y de custodia, cada uno por su lado, ya no estáis abiertos a muchas sugerencias y a menudo decidís en contra de los intereses de vuestros hijos. 

Por cierto, en Alemania es bastante normal que los mediadores pidan la opinión de los niños (desde la edad preescolar o primaria) en las reuniones individuales. Normalmente, los niños dibujan cómo es su familia y cuentan los deseos que tienen para papá y mamá. Estos deseos son casi siempre los mismos: "No quiero que mamá llore tanto" o "no quiero que mis padres se peleen cuando los deje o los recoja".

Las parejas también ahorran dinero

Nueve de cada diez mediaciones -voluntarias- tienen éxito y se llega a una solución amistosa. 

Al final, las parejas también ahorran mucho dinero. Porque no todas las cosas revolotean en la carta de un abogado en la casa y en la mesa del juez, antes de llegar al divorcio. 

Sin embargo, se aconseja precaución, porque hay abogados bastante ventosos, que no están interesados en una mediación, ya que ganan naturalmente en un divorcio conflictivo mucho más. 

Por ejemplo, puede ocurrir que durante la mediación hayáis acordado claramente la pensión alimenticia y que ambos estéis satisfechos con ella, pero vuestros abogados en el proceso de divorcio intentaron conseguir lo mejor para su parte y trataron de animaros a ir a juicio. 

Deberías obligar al abogado de ese caso a aceptar tu acuerdo y no librar otra batalla de barro.

Todo lo anterior suena bien en teoría, ¿verdad?

Sin embargo, hay un enorme PERO. 

Como he dicho antes, la mediación familiar sólo funciona si ambos exparejas aceptan voluntariamente. 

Por favor, no te hagas ilusiones si la madre o el padre de tu hijo quiere ganar a toda costa sin pensar en lo que es mejor para el niño. 

Pero si te encuentras en una situación en la que el progenitor contrario intenta hacerte parecer un monstruo con sus mentiras y falsas acusaciones, prepárate bien, porque en este caso la mediación familiar es inútil.

Lo que puede ocurrir en este caso, te lo cuento a continuación con mi propia experiencia. 

Pero antes me gustaría darte algunos consejos: 

Consejos para padres separados antes de acudir a la mediación familiar

1. No te dejes llevar por tus emociones.

En cualquier caso, mantén la calma, escucha y habla sin enfadarte. Estás ahí por tu hijo, no para defenderte o juzgar a tu ex pareja. No importa que sea gilipollas. Piensa únicamente en tu hijo. Si te resulta difícil, aprende a meditar.

2.Ten muy claro lo que quieres conseguir con la mediación.

Todos los puntos acordados estarán en el nuevo acuerdo, supuestamente durante muchos años. Tómate tu tiempo para tomar notas y, sobre todo, piensa con calma.

3. A la menor rareza que veas por parte de los mediadores, habla inmediatamente con tus abogados.

Porque si ves un defecto grave o te tratan peor que al otro progenitor, puedes (y debes) presentar una queja.

4. Los mediadores suelen ser profesionales. Sin embargo, no son tus amigos.

No se pondrán de tu parte y no te ayudarán si a tu ex pareja se le va la olla. Tampoco pueden hacerlo porque la ley se lo impide. Lo único que hacen es comunicarse con el juez. 

Por lo tanto, sé diplomático con firmeza e intenta solucionar las cosas en el pasado para tu hijo. 

Pero no busques apoyo, porque no lo tendrás. 

Ten cuidado en quién confías y a quién le cuentas tus problemas. No todos los que te sonríen son tus amigos.

5. Busca ayuda.

Sé que a los hombres nos cuesta pedir ayuda. El ego y el orgullo masculinos nos impiden admitir que hemos caído en las trampas de una mujer vengativa. 

Precisamente por eso no hay conciencia del maltrato masculino en España. Porque los hombres no suelen hablar de ello. 

Pero si tu ego es más grande que tu cerebro, vas a tener muchos más problemas. Así que... busca ayuda de un psicólogo, coach o terapeuta.

Mi propia experiencia con la mediación familiar en Las Palmas de Gran Canaria

Un año después de que solicitara un cambio de convenio (custodia compartida), el caso finalmente llegó a juicio en febrero de 2017.

Tras unos minutos de conversación, la jueza dijo: “¿Qué tal una mediación?”, y yo le dije directamente: “Por supuesto.”

Tres semanas después de la vista, recibí una llamada de una mediadora para concertar la cita.

Después de dos primeras citas programadas canceladas, nos hemos sentado todos juntos en una mesa redonda, un mes más tarde.

La madre de mi hijo, y dos mediadores (un joven abogado con la actitud de un becario y una psicopedagoga - que luego dijo que no lo era), y yo.

Pensé que las cosas por fin iban a ir bien y que nuestro hijo podría pasar el mismo tiempo conmigo que con su madre.

Estaba aún más confiado porque era el servicio de mediación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. No tenía ninguna duda de que eran profesionales y me sentía contento.

Desgraciadamente estaba muy equivocado

La mediadora interrumpió la carga negativa inicial en la sala diciendo que no toma partido por una u otra parte.

"Somos neutrales. Ni siquiera nos interesa lo que ocurrió en el pasado. Empezamos en el hoy. Aquí se trata del interés superior del niño y estamos aquí para trabajar en ello y tener un buen resultado para todos al final de la mediación."

Para abreviar la historia: Tuvimos dos sesiones en las que establecimos acuerdos concretos en los que nuestro hijo podría estar con papá o mamá. Como por ejemplo, los fines de semana, el día de Reyes, las Navidades y los cumpleaños, las vacaciones de verano, etc.

Todos los detalles ya estaban escritos y firmados durante las dos primeras sesiones de mediación familiar.

Pero después de esas dos sesiones hubo un gran retraso.

La mediación tiene una duración máxima de 3 meses. Esto significa que tienes que llegar a un acuerdo con tu ex pareja en esos 3 meses. Si no se llega a un acuerdo, se vuelve al tribunal.

Antes de la Semana Santa, organizamos la próxima reunión de mediación familiar para el 19 de abril.

El día anterior, el 18 de abril, recibí un correo electrónico de la mediadora en el que me dice que tiene que cancelar la reunión programada para el día siguiente, debido a “requisitos técnicos del servicio” y que tendría que hablar con la madre para concertar una nueva cita. 

Y añadió que no podríamos tener la próxima sesión hasta el viernes sigueitte.

Recapacitamos las fechas:

  • Jucio: a mediados de febrero de 2017.
  • Primera sesión de mediación: 10 de Marzo: un viernes a las 17:00 horas - Cancelada por la mediación familiar.
  • Segunda sesión de mediación: cancelada por la mediación familiar.
  • Tercera sesión de mediación: 20 de marzo:
  • Cuarta sesión de mediación: 19 de abril - Cancelada por Mediación Familiar ("Necesidades técnicas del servicio").
  • Quinta sesión: 8 de mayo: Sesión individual

La mediación familiar fue un fracaso total.

En tres meses, entre razones extrañas, la Semana Santa, y otra semana "por necesidades técnicas del servicio", sólo hemos tenido dos sesiones sin ningún avance.

No pasó nada hasta el 2 de mayo. Dos semanas más perdidas.

El 2 de mayo escribí un correo electrónico muy desesperado y honesto a la mediadora dejando muy claro que la mediación, tal y como la experimento de primera mano, no funciona en absoluto. 

Pedí que nos pusiéramos las pilas... porque si no lo hacíamos, no tendría más remedio que hablar con mi abogado y volver al juzgado.

Al día siguiente, la mediadora me respondió disculpándose por "la lentitud del proceso y las diversas presiones" y me preguntó si tenía tiempo para una sesión individual el lunes siguiente, 8 de mayo, a las 16:30.

¡¡¡Vaya!!! ¡Increíblemente impresionante! Mi correo electrónico fue un bombazo.

Pues no lo era...al menos no de la manera que yo pensaba.

El lunes, 8 de Mayo, me encontré con los dos mediadores solos en la sala.

Tras el típico "hola, hola, qué tal, blablablá" y las sonrisas falsas, la mediadora me confesó que ya había hablado con la madre de mi hijo y que ya sospechaba "algo" desde la primera sesión.

En resumen, "hay indicios de maltrato", dijo la mediadora. Y cuando hay indicios de maltrato, los mediadores están obligados por ley a poner fin a la mediación.

La mediadora me dio tiempo para contar mi versión del pasado con todo lujo de detalles.

No sirvió de nada y no sentí que me prestara mucha atención. Me dijo que no importaba cuál versión fuera cierta. Como hay indicios de maltrato -sea de quien sea-, tienen que detener la mediación.

Llegamos a ese punto que menciono más arriba. Si uno de los progenitores no está dispuesto a dejar atrás el pasado, quiere ganar a toda costa. Quiere tener todo el control sibre ti, usando los hijos en común como arma. Durante la mediación familiar, tu ex se da cuenta de que está a punto de perder ese control.

La forma más fácil de evitar que pierda el control sobre ti utilizando a tu hijo es cambiar la historia y decir que ha sido maltratado.

Que haya pruebas o no, que sea cierto o no, no interesa a nadie. 

Aparte de esto, como la propaganda en España y sobre todo en Canarias funciona de maravilla, confían en lo que dice la mujer delante del juez. 

Como resultado, cierran el proceso de mediación familiar.

Me fui con las manos vacías y, por supuesto, me volví aún más intransigente.

Principalmente por lo que dijo la mediadora en la primera sesión: "Aquí es donde empezamos hoy, por el bien del niño" y que el pasado no importa para avanzar por el bienestar del niño. 

Le pregunté si era psicóloga. Me dijo que no lo era. Cuando le pregunté si era psicopedagoga, también me dijo que no lo era.

Entonces, ¿por qué dice ser psicopedagoga en la web oficial del Equipo de Mediación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria?

La respuesta es sencilla: estos profesionales prestan su tiempo fuera de su vida laboral.

Esto significa que durante la mediación familiar, su título no permanece en la sala.

¿Es esto algo bueno o malo?

La verdad es que su profesión no importa en la mediación. Los veo más como un árbitro entre tú y tu ex pareja. Además, no tienen poder. Lo único que hacen es enviar el informe final al juez.

Después de esta experiencia, me pareció que simplemente no tenían ganas de trabajar con un caso más complejo.

En lugar de proceder a la mediación familiar como pedí en mi correo electrónico, programaron citas individuales para cerrar el caso lo antes posible.

Dicho esto, los 3 meses que nos dio el juez habían transcurrido únicamente para poder cobrar el dinero por los servicios prestados.

Evidentemente hay que justificar de alguna manera por qué no se ha avanzado en esos 3 meses. Lo más fácil es culpar a uno de los progenitores.

Conclusión: la mediación familiar, como he experimentado de primera mano, no funciona en absoluto. Sobre todo cuando tu expareja quiere meterte en problemas por despecho. Los mediadores que conocí tampoco eran neutrales. El maltrato psicológico de una mujer hacia un hombre no existe para ellos.

Una simple historia de la madre de tu hijo y ya tienes la etiqueta de "hombre maltratador". Que sea cierto o no, no le importa a nadie.

La mediación familiar fue una pérdida de tiempo y es mi hijo quien realmente salió perdiendo

Cuatro días después de la última sesión fui al juzgado para saber qué pasaría entonces.

¿Por qué acudir a los tribunales y no a mis abogados? ¿Porque estaba cerca y ya me saludan por mi nombre en el juzgado?

La funcionaria que lleva mi caso dijo que justo esa mañana (alguien) le llamó para informarle de que no habíamos llegado a un acuerdo durante la mediación familiar.

Sí, has leído bien. No hubo acuerdo, me dijo (la realidad la tienes arriba) 

No pudo decirme quién llamó, pero supuestamente fue el abogado contrario. Lo que sí pudo decirme es que el informe del mediador aún no había llegado. 

¿Por qué este abogado dijo que no había acuerdo? Esa es una gran pregunta.

Posibles respuestas: La madre mintió a su abogado. O, dos, el abogado dijo la frase estándar para no dar más explicaciones.

Bueno, esta es, por ahora, mi propia experiencia con la mediación familiar. Que sinceramente -en mi caso- ha sido una auténtica gilipollez; es lo más diplomático que puedo decir después de esa experiencia.

Espero que tengas más suerte con la mediación familiar cuando te toque.

¡Ánimo!

P.D. ¿Has tenido tu propia experiencia con la mediación familiar? Cuéntanos cómo te fue a ti en los comentarios de abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comments on “Mediación Familiar: Pros, Contras y Experiencias Malignos”

  1. Pues soy soy mujer y la vdd seas hombre o mujer todo este profeso e apura pendejada! Ma a tiempo más dinero! Yo voy para mi segunda mediacion obligatoria!! Y la vdd no se para que vamos si en la primera ni llegamos a nada menos en la segunda! Todo esto est arreglado para que los jueces y abogados no hagan su trabajo!! Pura burocracia

  2. Pues soy soy mujer y la vdd seas hombre o mujer todo este profeso e apura pendejada! Ma a tiempo más dinero! Yo voy para mi segunda mediacion obligatoria!! Y la vdd no se para que vamos si en la primera ni llegamos a nada menos en la segunda! Todo esto est arreglado para que los jueces y abogados no hagan su trabajo!! Pura burocracia

Copyright © 2024 soysupadre.com

Una web creada con ❤ por SeductiveCopy
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
4 Compartir
Twittear4
Compartir
Pin
Telegram
WhatsApp