Querida Irene Montero

Escrito por Sven, Publicado 29 May.2022Deja un comentario

ENCONTRADO EN TWITTER

El siguiente texto es un hilo de Twitter, escrito por Mayika @DesdeSalon. Dale Me Gusta y comparte su hilo con tus seguidores.

Querida Irene Montero:

Mi madre también era una de esas Madres Corajes. Me tuvo con 20 añitos, muy joven. Y parecía que no sabía muy bien lo que tenía que hacer.

Fíjate si no lo tenía claro que yo fui su quinto embarazo. A mis cuatro hermanos anteriores los mató. 

Cuando yo tenía dos años, la sacamos borracha y drogada debajo de un coche.

Cuando tenía tres, comenzó a pegarme.

Cuando tenía cuatro, me “rescató” de mi padre.

Si, ese tipo de rescates de Madre Coraje que defiendes. 

Mi padre, que nunca le puso una mano encima a mi madre ni a mi, ni le alzó la voz. Pero ella si nos pegaba, nos gritaba y nos humillaba.

Mi Madre Coraje me llevó, sin el conocimiento de nadie más, a otro pueblo y me dejó allí con mi abuela materna. 

Esa abuela fue quien me escolarizó, cuidó de mi y me VIGILABA. No permitía que saliera de la casa ni me relacionara con nadie.

¿Sabes lo que es salir a la calle con gafas de sol y cubierta de pies a cabeza para que nadie pudiera reconocerme? ¿Con 4 años? 

Un día, con 6 años, mi abuela me impidió entrar desde el patio porque alguien había llamado a la puerta .La curiosidad fue más fuerte que ella y me dio la rapidez de escurrirme de su firme abrazo hasta alcanzar la puerta.

¿Sabes a quien vi?

A mi padre. 

El señor se había dejado una buena cantidad de dinero en detectives para dar conmigo hasta que me encontró. Desgraciadamente le fue imposible sacarme de allí, porque él sí cumple la LEY. Y con todo su dolor nos despedimos. 

Solo unos pocos días después todas mis cosas estaban empaquetadas y me recolocaban en otra casa, en otro pueblo, esta vez con mi madre.
6 años, recordemos. 

La convivencia fue un infierno. Pasé hambre, frío, sufría acoso en el colegio y palizas en casa por parte de mi madre y el hombre con el que vivíamos.

Estaba sola la mayor parte del tiempo mientras ella se iba a consumir y desaparecía varios días. Madre Coraje, no te olvides. 

Cerca de mis 8 años mi padre volvió a encontrarme y retomamos el contacto.

¿Te imaginas lo duro que tuvo que ser para él verme en la puerta de la casa pidiendo ayuda y comida a desconocidos y no poder intervenir? 

¿Sabes por qué no podía intervenir?

Por ser un hombre, por ser la ex pareja de mi madre se lo podrían haber llevado preso. Por alimentar a su hija, secuestrada por su madre, que imploraba ayuda en la calle.

Pero Madre Coraje, importante. 

Querida Irene Montero, mi Madre Coraje me metió en agua hirviendo, cruzaba la cocina solo para reventarme las narices de un puñetazo porque le apetecía, apagaba sus cigarros en mi piel y cosas peores que no voy a mencionar por su sensibilidad. 

Mi Madre Coraje tuvo otra niña con el hombre con el que vivíamos y, a sus pocos días de vida, tuve que salvarla.

¿Sabes lo que es tener que dejar a tu madre inconsciente para evitar que ahogue a un bebé con una almohada?

7 años tenía yo, pero Madre Coraje. 

Encierros bajo llave a oscuras, sin agua, sin comida, orinando en una esquina del dormitorio.

Pero Madre Coraje.

Llamadas de Servicios Sociales por no ir al colegio. Quejas de los doctores por mi escaso desarrollo físico.

Pero Madre Coraje. 

Y así fueron las cosas hasta la misma semana que cumplí 12 años.

Recuerdo perfectamente este día, aunque no la fecha exacta, en el que un conocido de mi madre tuvo ellos cojones de discutir con ella y preguntarme con quien quería vivir yo. 

Recordemos que yo llevaba desde los 8 años manteniendo contacto con mi padre. Por lo que dije que me quería ir con mi padre.

Así que mi madre adelantó mi regalo de cumpleaños, llevándome al pueblo de mi padre y dejándome en la puerta de su casa. 

Mi abuela paterna, CON EL CORAJE DE UNA MADRE Y ABUELA DE VERDAD, se plantó encima del capó del coche y le impidió escapar. Llamó a varias vecinas y, a gritos, les dijo que eran testigos de que mi madre acababa de abandonarme allí. 

Desde esa misma semana no he vuelto a ver a mi madre.

Con 23 años la llamé ¿sabes qué me respondió? Que ella no tenía ninguna hija. ¿Sabes qué le respondí? Que cuando necesite un órgano que alquile el coño para comprárselo, que tiene experiencia en esos servicios. 

¿Sabes quien tiene coraje?

Mi padre, por aguantar lo que aguantó. Mis abuelos, por educarme. La abogada, por los ovarios que le puso a la batalla por mi custodia. Y yo, por echarle huevos a seguir respirando a pesar de mis intentos de suicidio. 

Pero sigo viva con secuelas. Mis dientes están destrozados, tengo varios síndromes y trastornos psiquiátricos, mis huesos están calcificados y torcidos.

Pero ahí está la Madre Coraje que defiendes. Mujeres trastornadas defiendes.

Háztelo mirar y déjanos tranquilas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2024 soysupadre.com

Una web creada con ❤ por SeductiveCopy
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram
0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Telegram
WhatsApp